Fundación La Santa de Totana

Top of Page
Menu

Salutación Párroco

Salutación Párroco de Santiago el Mayor de Totana 

Eulalia dio un paso al frente. Y de noche salió de casa encaminando sus pasos hacia lo que para algunos sería un fracaso y para otros un reino que comienza. Conocimiento de lo que hacía y convencimiento de que debía hacerlo. La clave para entender esto no está en lo que se “hace” sino en lo que se “es”. En función de lo que soy así obro. Se trata, por lo tanto, de saber si con mi vida, “cuezo o enriquezco” (perdonad por esa alusión a un famoso anuncio en televisión). La pregunta, viendo el testimonio de Eulalia, se me plantea sola: ¿por qué cosas estaría yo dispuesto a arriesgar mi vida?, ¿por qué cosas daría yo un paso al frente?

Porque ese es el primer problema que se plantea: que los hechos hablan por sí mismos. Es un problema que intente esquivar los hechos con “mi” punto de vista, “mi” planteamiento, “mi” dificultad… Los hechos son lo que son aunque a mí me gustaría que hubiesen sido de otro modo o tuviesen otra interpretación para que encajasen bien con lo que yo quiero que sea. En el caso de Eulalia, esta jovencita en edad de matrimonio unió su vida a la confesión de fe. Esto es lo que hay.

Había dado un paso al frente y ya no se calló. Bien pudo aplicarse aquellos versos que siglos más tarde escribiese Francisco de Quevedo: “No he de callar por más que con el dedo / ya tocando la boca o ya la frente / silencio avises o amenaces miedo”. Elevó su voz ante quien debía escucharla; no se amedrantó. He ahí otro problema que se me plantea: complicarse la vida por una experiencia determinada; y ésta, rodeada de misterio: la experiencia de Dios. Quizá el ejemplo de la experiencia de Dios en Eulalia, debe llevarme a que me pregunte por la experiencia de Dios en mí. Los retos siempre han sido grandes medidos en relación a las capacidades humanas de la época. Eulalia dio un paso al frente y su vida se ha convertido para nosotros en un interrogante.

A muchas personas, la mediación de Eulalia las ha encaminado a redescubrir la fe. Y la celebran con gozo. A ellos mi enhorabuena. Y a quien esté leyendo estas palabras, le invito a interesarse más profundamente por la vida de la mártir de Cristo y a dejar que su vida, su historia y su devoción en Totana le sirvan de interrogantes.

Agradezco a quienes a través de este medio me dan la posibilidad de lanzar mi voz al viento por si alguien la quiere escuchar. Gracias.

José Ruiz García. Párroco Santiago el Mayor 

Este sitio web utiliza cookies para facilitar y mejorar la navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. POLITICA DE COOKIES