Fundación La Santa de Totana

Top of Page
Menu

Histórico-artístico

Villa Medieval de AledoVilla medieval de Aledo. Una pequeña joya medieval en las alturas de Sierra Espuña, dominando el valle del Guadalentín. Árabes y cristianos lucharon por su estratégica ubicación. Los primeros construyeron la Torre de la Calahorra, en el siglo XI, que aún domina este pueblo de un millar de habitantes. Los cristianos, la iglesia de Santa María la Real, del siglo XVIII. En sus 40 kilómetros cuadrados, Aledo ofrece distintas posibilidades al visitante: el paseo por el Barrio Alto, una incursión por el estrecho de la Arboleja -un hermoso cañón que los elementos excavaran en la roca-, la cueva de la Mauta -en la cabecera de la rambla de los Molinos-, la visita a las alfarerías en el caserío de Las Canales y por supuesto, las excursiones por el Parque Natural de Sierra Espuña.

Ciudad de TotanaCiudad de Totana, donde se conservan diversas viviendas señoriales de los siglos XVIII y XIX, además de importantes monumentos. El templo parroquial de Santiago, edificación que alberga en su interior un impresionante retablo barroco, obra de Antonio Caro, una techumbre mudéjar, realizada por Esteban Riberón, además de un retablo renacentista, de la advocación de San Idelfonso, entre otras imágenes de devoción es visita obligado en este trayecto por Totana. La iglesia de las Tres Avemarías y la capilla neogótica de la Milagrosa, son otros de los interesantes edificios a conocer. El centro Socio-cultural la Cárcel, el arco de las Ollerías, además de múltiples rincones, calles y plazas son todo un placer para los sentidos.
No debemos abandonar Totana sin haber degustado la excelente cocina que se hace realidad en bares y restaurante que se extienden por la ciudad y sus alrededores, como también la magnífica pastelería que caracteriza a su buen hacer. Mantellina, bebida típica a base de anís, miel, limón y canela junto al «santiaguito» o la tradicional “torta de pimiento molido” son singulares sabores con los que nos hemos de deleitar antes de abandonar la ciudad de Totana.

www.turismo.totana.es

BastidaBastida. El yacimiento de La Bastida de Totana se encuentra a 6 km al noroeste de la localidad, en la zona de Viñas-Carivete. Ocupa un cerro empinado en la confluencia entre la rambla de Lébor y el Barranco Salado. La Bastida fue el primer asentamiento argárico investigado y publicado monográficamente (1869). Actualmente, uno de los más importantes de la prehistoria Europea, en concreto de la llamada Edad del Bronce. La riqueza y variedad de los hallazgos arqueológicos (metalurgia del cobre, el bronce, la plata y el oro; alfarería especializada; útiles y ornamentos de piedra y hueso), la compleja trama urbanística de sus poblados, la significación social y ritual de sus abundantes contextos funerarios y el carácter novedoso de su organización económica y política la han colocado en el centro de atención de la investigación prehistórica desde finales del siglo XIX.

Desde su descubrimiento y primeras excavaciones a cargo del ingeniero granadino D. Rogelio Inchaurrandieta en 1.869, el yacimiento ha sido objeto de diversas intervenciones arqueológicas. Los trabajos, que continúan hoy en día, muestran una auténtica ciudad de unos 40.000 m2 que, en su época de máximo esplendor, hace unos 3800 años, estuvo habitada por unas 1000 personas.

BastidaSe han hallado decenas de viviendas, escalonadas en terrazas artificiales a lo largo de las laderas del cerro.
Directamente sobre el suelo o entre los derrumbes de los edificios, se han encontrado un gran número de objetos. Los más numerosos corresponden a fragmentos de recipientes cerámicos utilizados en labores de almacenamiento y cocina, y en el consumo de alimentos y bebidas. Llaman mucho la atención las grandes orzas donde se guardaban cereales, ya que pueden llegar a medir 90 cm de altura y unos 60 cm de ancho y las célebres copas argáricas. Son, asimismo frecuentes los útiles de piedra, como molinos de mano, morteros, martillos o afiladores.

BastidaSon de especial interés sus tumbas, ya que éstas se localizan bajo el suelo de las viviendas. Solían contener uno o, a veces, dos individuos en posición fetal, dentro de vasijas de cerámica o de cistas. Una parte de estas tumbas contenía también ofrendas, como cuencos y ollas de cerámica, armas, útiles y adornos de cobre o plata, y collares de cuentas de hueso, concha y piedra.

www.la-bastida.com     www.turismo.totana.es

Los HuertosLos Huertos. En la vertiente Norte del municipio de Totana, se construyen en el s. XIX casas típicas de la huerta, casas torre, bellas casas de veraneo, rodeadas de naranjos y limoneros y embriagadas del perfume del azahar, que fueron durante años las más ricas del municipio. Estas viviendas tienen generalmente dos pisos y se adornan con buhardillas o "torretas" (típica construcción que caracteriza a la arquitectura murciana), asomando al exterior grandes balcones. Algunas de ellas se encuentran en el Huerto de la Bola, Huerto de Marta y María, Huerto de la Torreta, El Huerto de los Gray o Huerto de San Ignacio, palacete de estilo italiano, construido en 1.890, patrimonio emblemático de los Huertos tradicionales de Totana.

Este sitio web utiliza cookies para facilitar y mejorar la navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. POLITICA DE COOKIES